Beneficios y propiedades espirituales de la Turmalina

La turmalina en cualquiera de sus presentaciones es una piedra muy bella, pero además de ello es un mineral que por mucho tiempo ha formado parte de las creencias de muchas culturas que la han apreciado e incluso venerado por las propiedades energéticas que beneficiaban a quienes la llevaban consigo.

Y esto se ve vinculado directamente al hecho de que la turmalina posee propiedades eléctricas que le han hecho ser conocida como un cristal transformador. Y desde el punto de vista esotérico se puede decir que la turmalina permiten transformar la energía negativa en positiva, es decir es un canalizador de energía.

Las propiedades piroeléctricas y piezoeléctricas de esta piedra le permiten cargarse a sí misma cuando se le calienta o cuando ésta se somete a presión, se enfría o se le somete a un campo magnético lo que genera un campo energético.

Dicho campo tiene un efecto importante en los seres vivos. Esto es porque genera un efecto regulador al entrar en contacto en el campo electromagnético de los seres vivos, haciéndolas resonar o vibrar y en consecuencia produciendo un efecto térmico que aumenta la temperatura en los tejidos, permitiendo de esta manera que se incremente la elasticidad vaso-sanguínea generando en consecuencia que la sangre fluya mucho mejor.

La turmalina ha abarcado mucho territorio por lo que es ampliamente también usada para limpiar y purificar los ambientes que estén cargados de energías densas y es considerada como un cristal capaz de equilibrar todos los chakra.

Un detalle interesante es que este cristal no sólo trata con las energías negativas exteriores sino que posee la capacidad de neutralizar nuestras propias energías negativas o destructivas. Por lo que es ideal como piedra terapéutica para tratar desde un punto de un punto de vista físico y emocional a aquellas personas que tengan problemas de ira, depresión, odio, ansiedad, angustia y así también para ayudar a disipar los miedos, aumentar la autoconfianza, liberar las tensiones y equilibra las energías masculina-femenina dentro del cuerpo.

Por eso es muy recomendable llevar siempre contigo una turmalina en cualquiera de sus presentaciones. Si es un accesorios como un colgante, pendiente o pulsera es ideal.

Se cree que la turmalina funciona como un escudo que protege el cuerpo y la mente, pero siendo un poco más puntuales de acuerdo al color de la turmalina que se tenga se van a adquirir ciertos beneficios en especifico.

Por ejemplo si se tienen turmalinas de color marrón y rojas se trabaja directamente en el área de la sexualidad, ya que estos colores de la turmalina se han asociado con la capacidad de mejorar considerablemente la vida sexual de la persona.

Además, físicamente liberarás tensiones y equilibrarás tu energía. Las de tonalidades amarillas se consideran como estimuladores del optimismo. Los minerales rosas estimulan la compasión. Los minerales azules favorece la relajación, la sinceridad y la franqueza.

La turmalina verde es una de las favoritas en el mundo de las terapias con cristales, tanto por sus propiedades energéticas como curativas, ya que se vincula directamente con la naturaleza, con las plantas y su energía. La turmalina de este color por lo general se utiliza para aquellas personas que les falta iniciativa y voluntad de vivir.

Ayuda también dar el valor para expresar los sentimientos, no solo hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos. Su uso a nivel físico en terapias es muy importante porque muchas personas han garantizado que este cristal les ha ayudado a aliviar e incluso a sanar diversas dolencias musculares y enfermedades relacionadas con la depresión, la claustrofobia, los ataques de pánico e incluso se cree que mantiene la tensión arterial equilibrada.

Por otro lado su color verde se asocia con la prosperidad y éxito por lo que algunos expertos en el área esotérica recomiendan llevar turmalinas verdes en las presentaciones de negocio o cuando se vaya a cerrar un trato importante y especialmente en asuntos en donde se vaya a adquirir dinero.

Así también tenemos a la turmalina negra la cual es otra de las piedras más usadas en todo lo relacionado a sanación y protección.

Este tipo de turmalina esta vinculada con la buena suerte, por ello se recomienda llevar siempre una turmalina negra si deseas atraer la buena fortuna para ti.

Se cree que tiene la capacidad para propiciar un ambiente idóneo para que las cosas buenas pasen. Esta piedra es especialmente usada como amuleto protector.

Para obtener cada uno de los beneficios que aporta la turmalina se debe de saber que no se necesita nada complejo para ello, simplemente puedes buscar la turmalina que mas te guste o la que requieras de acuerdo a la necesidad que necesite satisfacer. Por ejemplo si eres de esas personas que posees jardines, la turmalina verde es ideal para que esas plantas crezcan radiantes y frondosas, para ello puedes enterrar las turmalinas verdes en los lugares de tu cultivo.

Y si lo que deseas es mantener tus espacios libres y limpios de cualquier energía negativa es recomendable colocar una turmalina cerca de la entrada de tu casa o de tu oficina para que sirva de escudo protector. Pero a veces es difícil abarcar muchos lugares por lo que si deseas sentirte completamente protegido o protegida por esta piedra es indispensable que la lleves contigo especialmente como un accesorio.

No olvides que si deseas equilibrar tus chacras existe una piedra de turmalina para cada área. Lo que debes de hacer es colocar cada piedra en el chakra que le corresponda. Aunque existen algunas variantes de autor a autor en cuanto al color de la piedra y el chakra que trata, una de las clasificaciones mas usadas es la planteada por el autor W.T. Fernie. Este define que la estructura a seguir es la siguiente:

Para el Primer chakra, se usa la Turmalina de color Negro o chorlo.

Para el Segundo chakra, se requiere la Turmalina Roja o Rosa (rubelita).

En el Tercer chakra, se usa la Turmalina Blanca o mejor.

Para el Cuarto chakra, se requiere la Turmalina Verde o verdelita.

En el Quinto chakra, la Turmalina Azul o indigolita,

Sexto chakra, Turmalina Multicolor o irisada.

Y para el Séptimo chakra, se usa la Turmalina Incolora o acroita.

Compartir esto